domingo, 20 de marzo de 2016

EN EL ARTE DRAG, SHIRLEY STONYROCK LLEGÓ PARA QUEDARSE.



Frente al espejo se encuentra Shirley maquillando su rostro que casi siempre luce extrovertido, pero
sin dejar de lado la elegancia y glamur que sus trajes reflejan. Está impecable ningún detalle se le escapa, acompaña el atuendo con accesorios y utilería que emplea para la caracterización y
representación de cantantes famosas.

Para ella su rostro y cuerpo son un lienzo, además significan el modo en que se puede expresar libre y
artísticamente de manera plena así lo asegura.

Cuando las luces se encienden y está lista para su show, Shirley se siente segura y disfruta haciendo play backs de voces femeninas, como Gloria Trevi, Lady Gaga, Britney Spears y hasta Selena, los ojos puestos sobre ella y los aplausos que recibe son sin duda por toda una preparación antes y
durante el show, que se nota no es para nada improvisado.

Es un ser talentoso y lleno de euforia así lo viven las personas que asisten a sus presentaciones en lugares de “ambiente o más conocidos como bares alternativos”, y espacios de entretenimiento para todo público.

No es fácil pues no todos aprecian y saben de lo que se trata el movimiento cultural Drag Queen, aquel que práctica ya por varios años Mauricio Erazo, más conocido como Shirley Stonyrock.
Es así que Shirley es un personaje que se ha creado con el tiempo y con arduo trabajo, pues por un lado este arte es apreciado pero por otro existe rechazo, porque muchas veces confunden a quienes practican esta manera de expresión artística con los denominados travestis. Pero en realidad es un arte, como lo recalca varias veces éste personaje talentoso y confiesa que es una carrera más, es
una manifestación artística que no necesariamente se la vincula a una identidad de género, sino que más bien es el hombre que se transforma en mujer en su forma más exagerada, pero haciéndolo de forma artística, dramática y glamurosa.

Su tono de voz disminuye y dice que fue bastante duro enterarse a los 8 años que fue adoptado. “Mi padrastro era un hombre enfermo psicológicamente, por eso no tuvo reparo en decirme que
yo no era parte de esa familia, y mi mamá me abandonó allí”.

El momento que le cambió su vida fue el salir de su casa cuando tenía 12 años. Dejó atrás signos de agresión por parte de su padrastro, abandonó esos momentos que le causaron fracturas, daños físicos y emocionales. Luego de hospedarse un mes en la casa de un trabajador de su padrastro “una señora
que tenía propiedades en Latacunga me recogió y me llevó para allá, ella me dio el estudio, de comer.

A cambio tenía que trabajar”. De pequeño soñaba con ser bailarín y cantante, “quería ser el Chayanne
ecuatoriano”, no se dieron las cosas como él las soñó, sin embargo como Shirley Stonyrock las logró. Shirley, un personaje ficticio, aparece cuando el público la llama, es alguien sensual.

La representación de Lady Gaga es lo que le ha dado la fama. El movimiento “drag queen” es un arte y eso es lo que trata de mostrar en cada presentación. Shirley viste con tacones altos, trajes brillantes, una peluca de colores vivos y maquillaje que permiten ver unos ojos que sueña entre las tablas.

Para Mauricio el formar parte de los “drag queen” fue la válvula de escape para todo lo que buscó, en el 2005 empezó a cumplir su sueño. En el 2008 al participar en la elección “Queen of Queens” (elección de la reina de reinas en Quito) ganó. Rememora con mucho orgullo que en el 2010 en el que quedó  en sexto lugar entre 15 participantes, fue a Colombia como represente del Ecuador al primer Miss universo drag queen. Convencido de que él siempre fue una persona que hacía cosas
diferentes, polémicas y locas, cambia  su rostro con un maquillaje especial que lo transforma totalmente.


FUENTE: PERIÓDICO UNIVERSITARIO “UNIDOS”
Información sin exclusión
Responsables: Soledad Dueñas, Jessica Piarpuezan, Karla Palacios

No hay comentarios:

Publicar un comentario